Reflexiones alrededor de la solapa en pico

Hugo JACOMET

Reflexiones alrededor de la solapa en pico

Gentlemen,

Tal como lo habíamos hecho hace ya algún tiempo con la ocasión de un artículo muy largo titulado Súper 100s, Súper 120s, Súper 250s, ¿cómo saber a qué atenerse?, nos complace hoy publicar una nueva y excelente contribución de nuestro amigo Paul Grassart, sastre en París, cuyo sitio web – PAUL GRASSART –es una mina de informaciones muy técnicas para los más aficionados de ustedes.

Este nuevo artículo particularmente erudito que publicaremos en dos partes, nos propone interpretar, entender mejor y por eso manejar con mayor pericia la solapa llamada “en pico” que, todavía hace poco, se guardaba sólo para los trajes de hilera cruzada, y que, hoy por hoy, muchas casas proponen en prêt-à-porter en chaquetas de hilera sencilla.

Reflexiones alrededor de la solapa en pico

por Paul Grassart

Cuando uno piensa en una chaqueta de hilera cruzada, la visualiza inmediatamente con una solapa en pico. Tipo de solapa que lucen también las chaquetas de hilera sencilla, de uno o dos botones, por lo general más formales que las solapas de muesca.

Pero pocas veces se piensa en la amplitud de variaciones posibles alrededor de la solapa en pico. Las más de las veces, se deja al sastre la iniciativa de decidir a su antojo, sobre todo cuando este último tiene fama de tener un “estilo de la casa”.

Me parece interesante que nos asomemos más a esta cuestión.

Para empezar, he aquí una solapa en pico bastante clásica en la parte delantera izquierda de una chaqueta de hilera cruzada.

Primera variante : en vez de prolongar el cuello hasta rozar con la solapa como se ve en la mayoría de los casos, puede ser detenido antes, como aquí (solapa en pico, cuello separado):

Es un detalle que pocas veces se observa pero que sigue muy clásico, perfectamente en la tradición del sastre. Es, por cierto, una “señal” de buena hechura. Explico: cuando se realiza esto, se ata el cuello y la solapa gracias a una pequeña presilla o, también, gracias a un punto de escapulario, para evitar que se aparten con los movimientos. Esta pequeña presilla, ya que “mantiene” la solapa, puede también desempeñar el papel de “enderezar” una solapa mal reforzada con tela, cuya punta tendería a despegarse del pecho u, otra posibilidad, que se curvaría mal y no se mantendría naturalmente en su sitio. Bueno, en la medida en que se puede hablar de naturalidad cuando se habla de sastrería.

Cuando se despegan el cuello y la solapa, es imposible solidarizarlos. Es entonces necesario forrar la solapa con tela. Esto permite mantener las cosas en su sitio y sobre todo el pico de la solapa, tan volátil. Esto requiere que se ponga tela para reforzar dentro de la solapa (lo que desde luego es el caso cuando la fabrica un sastre y también a veces en fabricaciones industriales con entretelado parcial). Además es necesario que se realice la instalación de la entretela con mucho esmero para darle una forma encorvada al pico a fin de que se mantenga perfectamente en contacto con el pecho…

Es también necesario que el cuello encaje perfectamente con la solapa : es imposible engañar para intentar disimular un cuello demasiado largo o demasiado corto.

Esto es más que un efecto de estilo, es también una dificultad técnica que permitirá “firmar” una labor cuidada.

Personalmente, me gusta mucho este estilo, por gusto a la dificultad sin duda, y opino que si le sienta perfectamente a una chaqueta o a un abrigo cruzado, es también perfectamente aceptable en una chaqueta de hilera sencilla, a medio camino entre la solapa de muesca parisina y la solapa en pico “clásica”.

Otras variaciones son posibles. Se puede modificar un segundo parámetro: el ángulo del pico. La moda actual se decanta por un ángulo bastante agudo, para dibujar un pico puntiagudo que afila la línea. Sin embargo, opino que este estilo no es forzosamente el más apropiado para todas las siluetas. Un caballero alto y muy delgado (talla 44 o 46 por ejemplo) no necesita que se le dibuje una silueta fina. Por el contrario, necesita que se aumente su anchura de hombros subrayando las líneas horizontales. La chaqueta de hilera cruzada se adapta a esta operación, que se puede prolongar trabajando el pico hacia la horizontalidad (pico agudo, inglesa horizontal).

Es un tipo que asocio mentalmente con Gabin, pero he encontrado otro ejemplar llevado por Clark Gable.

Se puede también sumar ambos parámetros, para abrir la solapa, acercándola un poco más a la solapa de muesca (inglesa casi horizontal, cuello separado).

Tal como se ve en este último dibujo, bastaría con colocar la inglesa debajo de la horizontal para adentrarse en la familia de la solapa de muesca (en Francia decimos que la muesca es parisina o de Necker. Un ejemplo muy cercano sería la solapa Smalto).

Queda un tercer parámetro : la “hondura del pico”. En una solapa clásica (ocurre lo mismo en la solapa de muesca o parisina “neutra”), el pico mide la mitad del ancho de la solapa. Pero nada prohíbe modificarlos, por ejemplo alargando la inglesa:

Con este último ejemplo de asimetría, se aumenta el efecto provocado por el pico. En un pico con un ángulo agudo, como aquí arriba, se ve que la silueta se vuelve más fina, que las líneas se estiran hacia arriba.

Por el contrario, se puede reducir la abertura del pico lo que va a cerrar las líneas:

Ahora, en vez de agrandar la silueta, el efecto consiste en darle amplitud al busto, en reforzar el ancho de los hombros. ¡Un efecto similar a la inglesa horizontal a pesar de que el ángulo es agudo y que, incluso, se separa el cuello!

Nos queda un parámetro que no he ilustrado que se entiende mejor en general, y que es tema de frecuente debate entre el sastre y su cliente: la altura del pico (« gorge heigth » en inglés). En la moda actual, se suele colocar el pico muy alto y algunos sastres italianos lo colocan tan alto que ¡el pico casi sobrepasa la línea del hombro! Una moda en reacción contra el estilo de los años 80-90 (lanzada por Armani en American Gigolo), que bajaba tanto el pico o la muesca que acababan por situarse a la mitad del pecho…

El efecto visual de la altura del pico es sencillo : subirlo alarga la silueta, bajarlo la ensancha. Pero hemos visto que actuando sobre la forma de este pico, se puede ensanchar unos hombros al mismo tiempo que se coloca el pico lo bastante alto como para no diferenciarnos de nuestras relaciones.

Pequeña precisión a modo de apostilla: todos los dibujos arriba han sido realizados en el mismo cuerpo de chaqueta (dibujo a mano pero he utilizado un calco). Sólo se ha modificado la forma del pico. Todo lo demás es estrictamente idéntico hasta el ancho de la solapa. He aquí la prueba:

Paul Grassart, Octobre 2012.