Combinar tres motivos distintos

Hugo JACOMET

Combinar tres motivos distintos

(sacado de la obra de Alan Flusser, autor de « Dressing the Man »)

Gentlemen,

Si el buen sentido y algunas reglas fundamentales permiten mezclar dos motivos sin demasiado peligro, la próxima etapa requiere tener cierta experiencia. En efecto, combinar tres motivos o más implica cierta audacia por no decir una pequeña dosis de riesgo.

Dicho esto, las “pautas” son, en esta situación, mucho más imprecisas y mucho menos evidentes. Es la razón por la cual no hablaremos aquí de “pautas” sino de meros consejos.

Saber combinar tres motivos distintos es el primer paso.

Como en la etapa anterior. Es preferible que la escala sea coherente (de tamaño similar) entre los tres motivos para evitar cualquier error de gusto importante. La estrategia de Tyrone Power (arriba) ilustra a la perfección este punto : asegurándose de la coherencia de las escalas y de los efectos de contraste entre los varios elementos que forman el atuendo, el conjunto resulta bastante “sencillo” y natural.

Del mismo modo, en la viñeta abajo, el impacto visual del conjunto está muy coherente : las dimensiones de los chevrones de la chaqueta, el tamaño de los cuadros de la camisa y el ancho de las rayas de la corbata se combinan y se equilibran perfectamente. La atención al detalle se nota incluso en la elección del pañuelo cuyo borde contrastado permite ir más allá en la audacia de este atuendo complejo.

Huelga decir que, personalmente, nunca mezclo los cuadros con las rayas porque opino que el abanico de posibles realizaciones es ya tan amplio con dos motivos que me parece inútil correr riesgos añadiéndoles un tercero.

Pero los más temerarios de ustedes sabrán cuidar de seguir los consejos fundamentales aquí expuestos para evitar cualquier “accidente” estilístico demasiado importante.

Cheers, HUGO