combinar dos motivos similares

Parisian Gentleman

combinar dos motivos similares

(Sacado de la obra de Alan Flusser)

Gentlemen,

El dominio de la combinación de los motivos es un tema complejo. Se consigue respetando un conjunto de pautas sencillas que se pueden resumir como una búsqueda de una interacción armoniosa entre el traje, la camisa y la corbata.

Ser capaz de mezclar dos motivos similares, como por ejemplo una corbata de rayas con una camisa a rayas, o una corbata de cuadros con una camisa tartan es la primera de las pautas que se deben conocer al dedillo.

La pauta es sencilla e inmutable : a la hora de mezclar dos motivos similares, es imprescindible arreglárselas para que los motivos no tengan el mismo tamaño ni el mismo espaciado. De no respetar esta pauta, se producirá un efecto óptico, una vibración visual y un movimiento desagradables que se deben evitar a cualquier precio.

Cary Grant, en la foto de abajo, se las arregló para que se combinaran los dos tipos de rayas que luce, haciendo variar su espaciado para que el ojo pudiera distinguirlas correctamente. Fíjense también en el hecho de que la corbata lisa suaviza sutilmente el conjunto.

El eternamente elegante Fred Astaire también supo armonizar perfectamente las rayas anchas y diagonales de su corbata con las finas rayas verticales de su camisa “button down”.

He aquí, por el contrario, un ejemplo que se debe evitar. Aunque es correcto el conjunto, las rayas de la corbata son casi idénticas a las de la chaqueta y eso tiene por consecuencia que el ojo debe producir un esfuerzo para distinguir las dos. El conjunto es mucho menos agradable de contemplar.

Se trata pues, de la primera pauta, muy sencilla, que ustedes deberán respetar si quieren lanzarse a la apasionante aventura de la combinación armoniosa de los motivos. En cambio, ustedes no tardarán en darse cuenta de que es la pauta que por lo general menos se respeta…

Cheers, HUGO