La elección de
Parisian Gentleman :
Santa Eulalia

PG-team

La elección de Parisian Gentleman : Santa Eulalia

Gentlemen,

Los más apasionados de ustedes, los buscadores de estilo a tiempo completo, así como los lectores fieles de PG desde hace varios años, saben muy bien que en el mundo existen algunos “lugares” dedicados a la elegancia de los hombres cuya proyección y prestigio sobrepasan de lejos las fronteras de su área de influencia, de su ciudad e incluso de su país.

Se trata de boutiques multi-marcas célebres como Pierre Degand en Bruselas, The Armoury en Hong Kong o incluso Al Bazar en Milán que, con registros – y dimensiones – muy diferentes, se han convertido estos últimos años en verdaderos «templos» a los que cada vez más hombres en busca de elegancia clásica discreta y sofisticada gustan acudir no sólo para vestirse, sino también para estar seguros de tener acceso a las cosas verdaderas… es decir a selecciones de productos minuciosas y, con frecuencia, propuestas brillantes de marcas que representan la flor y nata de la elegancia masculina clásica.

Estos “lugares” constituyen una categoría aparte por varias razones:

– En primer lugar su tamaño es intermedio (incluso si el establecimiento de Pierre Degand en Bruselas impresiona realmente por su magnitud), y constituyen una buena alternativa tanto a las tiendas multimarcas de barrio (que en general no proponen más que pequeñas selecciones de marcas «mainstream» nada interesantes y demasiado caras) como a los grandes almacenes del sector (del tipo Printemps, Harrods, Saks 5th Avenue) donde se trata más bien de ventas en corners que de una selección rigurosa de los productos.

– En segundo lugar, estos sitios son o bien empresas familiares (Degand, Al Bazar), o bien pequeñas PYMES, y están todos muy vinculados a personalidades emblemáticas (Pierre Degand, Lino Leluzzi, Marc Cho, Alan See, Ethan Newton) que hoy en día son conocidas y reconocidas por sus gustos personales muy sólidos y por sus innegables aportaciones a la actual revolución de la sastrería.

– Por último, estas casas proponen todas ofertas completas (calzado, prendas, punto, complementos, fragancias, sombreros, joyas, marroquinería e incluso mucho más, como por ejemplo Degand, que propone de todo, ¡desde la maleta a medida a la cava de puros!), en su mayor parte con un servicio a medida propio (Degand) o en asociación (Liverano & Liverano para The Armoury).

Por consiguiente, en PG siempre nos alegramos cuando, aprovechando nuestros múltiples viajes, descubrimos un lugar que posee algunos puntos en común con los antes mencionados y por lo tanto merecen toda nuestra atención y consideración.

Es el caso de Santa Eulalia, magnífico «Department Store» de talla humana situado en una de las arterias principales de Barcelona, que tuvimos la oportunidad de visitar en primavera y que posee, a nuestro juicio, todo el potencial de convertirse rápidamente en una dirección emblemática de la nueva generación de hombres sedientos de estilo cuyo número no hace más que aumentar día tras día, tanto en España como en en el mundo entero.

Y cuando decimos “todo el potencial”, lo que queremos decir es que, además de los múltiples puntos fuertes innegables que posee esta magnífica casa centenaria que presentaremos a continuación, la casa Santa Eulalia, a nuestro juicio, debería intensificar un poco más la calidad de sus selecciones masculinas y ofrecer así a sus clientes un muestrario aún más intuitivo y verdaderamente alternativo a algunas grandes marcas ampliamente sobrevaloradas. Este viraje, tomando en cuenta el reequilibrio que se observa entre los clientes (y los vendedores) permeables al bombardeo publicitario y los que, cada vez más numerosos, deciden tomar las riendas de su estilo personal y educarse en la materia, es el que está a punto de conseguir una casa como Santa Eulalia con la presencia de firmas consideradas “especializadas”, como Corthay o Marinella.

A excepción de esta pequeña observación, el lugar es simplemente magnífico y la parte dedicada a los hombres (con una entrada independiente desde la calle), no tiene nada que envidiar a los más bellos lugares del mundo de este sector.

La Casa propone una deliciosa selección de productos procedentes de firmas que apreciamos en PG como, sin seguir un orden concreto, Brioni, Canali, Crockett & Jones, John Lobb, Kiton, Marinella, Corthay o Smythson.

Santa Eulalia fue fundada en 1843 y fue una de las primeras casas de España en organizar desfiles de alta costura desde 1926. La firma, íntegramente familiar, llegó a emplear hasta 740 personas en 1973, principalmente en los talleres de alta costura y de sastrería a medida.

Sí, han leído bien. La sorpresa agradable de nuestra visita, durante la cual me acompañaron Lorenzo Cifonelli y Pierre Corthay (¡nada más y nada menos!), fue el descubrimiento, inesperado por lo que a mí respecta, de un salón y un taller de sastrería a medida tradicional de una belleza extraordinaria, así como de un servicio de camisas a medida de alta gama.

Este taller, magníficamente realzado e iluminado, es un taller “abierto”, donde un equipo de sastres se afana a cara descubierta, lo que confiere al lugar una atmósfera deliciosamente estudiada que encantará a todos los amantes de los salones de “Grande Mesure” (sastrería a medida en mayúsculas), porque indudablemente en Santa Eulalia se dedican al servicio de “Grande Mesure” tradicional.

La casa emplea a cuatro cortadores, tres para los trajes y uno para las camisas. Durante nuestra visita, pudimos constatar que el relevo parece asegurado en esta augusta casa, ya que uno de los cortadores que conocimos – Jari Mäkelä – es un joven finés de 35 años.

Once obreros trabajan en el taller y ocho más trabajan a domicilio, lo cual eleva la plantilla a una veintena de personas, cifra absolutamente coherente para una casa con servicio a medida que produce 350 trajes y chaquetas al año y 700 camisas.

Disponen de todos los tejidos de las grandes casas, y los precios de entrada son de 2.700 euros para un traje y de 380 euros para una camisa, ambos realizados a medida.

Lo que pudimos observar en nuestra visita (demasiado) corta es una muestra de un trabajo serio, preciso y en consonancia con las normas del arte de la sastrería. Las prendas que tuvimos la oportunidad de tocar tenían ciertamente una hermosa hechura, con un trabajo de hombros muy honorable (con una estructura muy ligera) y acabados de excelente nivel.

Obviamente, fieles a nosotros mismos, entraremos más en detalle en las creaciones a medida de Santa Eulalia a lo largo del tiempo en nuestras columnas, a fin de dar a conocer mejor el trabajo de esta hermosa casa que nos complace haber descubierto en compañía del propietario, Luis Sans, un gentleman afable, cultivado, francófilo (y francófono) y de una gentileza desconcertante.

Entretanto, no podemos más que invitarles a visitar Santa Eulalia en su próximo paso por Barcelona. Llegado el caso, pueden incluso aprovechar para degustar tranquilamente un delicioso plato de las especialidades locales en el coqueto restaurante-terraza de la casa, situado en el corazón del edificio y cuyo aceite de oliva por sí solo merece el desplazamiento.

Decididamente, en PG cada vez nos gusta más España…

Cheers, HUGO

El sitio web de la casa:  Santa Eulalia Tailoring.