Less is more

Hugo JACOMET

Less is more

Gentlemen,

una vez al año no hace daño, el título de este artículo podría fácilmente hacerles pensar en estas horribles campañas de marketing, atrozmente artificiales, que nos explican de cabo a rabo de qué modo la tendencia actual se orienta hacia el minimalismo y la pureza de las líneas… a fin de crear en los consumidores el deseo irreprimible de comprar muy caro unos objetos supuestamente “artesanales” en la mayoría de los casos anodinos, triviales y simplistas.

Sin embargo, cabe constatar que cuando la palabra “diseño” se considera en su definición primera – “Materia que busca crear nuevos objetos (o entornos) que sean a la vez estéticos y adaptados a su función” – puede dar a luz a unos objetos de excepción que combinan con éxito unas líneas inmaculadas con una comodidad de uso sin igual.

Es el caso del mítico maletín « Premier Attaché Case » de la casa italiana VALEXTRA, de la que soy, desde ayer y con la ocasión de un regalo de Navidad anticipado, el afortunado dueño.

Este maletín (les ruego me perdonen mi aversión por la apelación “attaché-case”) a la vez muy sencillo y terriblemente distinguido, fue diseñado en 1973 por el diseñador ‘minimalista” Angiolo Giuseppe Fronzoni, famoso por sus muebles creados en los años 60 para las más grandes casas como Capellini y su famosa serie Fronzoni 64 de la que pueden ustedes admirar la silla y la cama en las fotos abajo:

El maletín “Premier” es un objeto realmente deslumbrante y no sólo por sus líneas minimalistas: en efecto, lo presenta hoy Valextra (casa italiana de marroquinería mundialmente reputada gracias a la extrema calidad de sus cueros y el estilo muy radical de sus creaciones), como el Everest de la mochila para ordenador portátil… reconversión lograda para un objeto creado en 1973.

Por supuesto, por lo que a mí se refiere, no voy a limitarme a usar este monstruo de estilo como simple mochila para ordenador portátil… sería ofender este objeto de una elegancia inaudita que siempre me acompañará en el resto de mis días.

Less is more, indeed… por una vez.

Cheers, HUGO