Cómo la corbata
conquistó el
mundo

Sonya Glyn NICHOLSON

Brioni, la corbata regimiento, violeta. La corbata regimiento comunica respeto por la convenciones, serio, franqueza y quizás una pizca de “frat boy” añadido a esta mezcla. Seria o relajada… una elección perfecta; pero cuiden de no infringir los códigos llevando una corbata regimiento que haya sido diseñada para representar una organización determinada.

 

Fíjense en el poder de la pieza de su guardarropa tan pequeña que es la corbata. Este trozo de tela puede hacerle lograr o malograr una entrevista de trabajo, permitir la entrada o provocar el rechazo en la puerta de un restaurante y ser un factor clave a la hora de saber si se debe tomar en serio o no a un hombre. Es fascinante considerar que la elección de una corbata por un hombre puede dar una percepción de su personalidad.

Stefano Ricci, estampado de cachemira lavanda. Un hermoso estampado de cachemira que expresa audacia y que, cuando se elige bien, hace gala de una fuerte habilidad para producir estilo y una tendencia a la nostalgia.

La corbata Sulka vintage es ahora una pieza rara y difícil de encontrar que cada aficionado a las corbatas debería adquirir.

De Drakes, Londres : “hay un toque de elegante audacia en usar una corbata de seda tricotada. El efecto es sorprendente y liberador y estamos orgullosos de que nuestras corbatas tricotadas sigan marcando la pauta. Empezando por la calidad más fina de la seda cruda a partir de la cual se tricotan en máquinas de tejer centenarias que producen este distintivo y crujiente “cri de la soie” y el verdadero signo de calidad y autenticidad que es la corbata de seda tricotada. Los puntos se cosen a mano. Made in Germany, 100% seda, 7cm de ancho”.

 UN PRINCIPIO IMPROBABLE

La primera versión conocida de corbata se encuentra en el imponente mausoleo del primer emperador chino, Shih Huang Ti (enterrado en 210 A.C. y cuya tumba fue descubierta en 1974 cerca de la antigua capital de Xi’an).

Excesivamente temeroso de la muerte, el emperador quiso sacrificar a todo su ejército para que lo acompañara al otro mundo. Lo convencieron sus consejeros de que mandara fabricar réplicas de tamaño real de sus soldados en vez de matarlos, sorprendentemente, su tumba contiene 7500 réplicas de terracota de los soldados de la guardia real de Shih Huang Ti. Se reprodujeron los detalles de sus armaduras, de sus uniformes, de su pelo y también de la expresión de sus rostros. Cada personaje es único – exceptuando un detalle : todos llevan una corbata.

Otros documentos indican que los chinos no solían llevar corbatas, entonces, no se sabe por qué los guardas del emperador llevaban seis fulares de seda alrededor de sus cuellos. Ya que la seda se consideraba como una tela lujosa, las corbatas eran un símbolo de honor y de prestigio.

GRACIAS CROACIA

Nos quitamos (o nos ponemos) el sombrero por la contribución de los Croatas en introducir el uso generalizado de la corbata. Ya en la mitad del siglo XVII, durante la guerra europea de los treinta años (1618-1648), los soldados croatas lucharon en varias regiones de Europa. El uniforme militar tradicional constaba de un fular digno de mención anudado alrededor del cuello, en una manera muy similar a la que usamos hoy para llevar las corbatas.

Está ahora el escenario en Praga en el año 1618. Dos embajadores del Emperador mandados a Praga estaban en desacuerdo con un grupo de ciudadanos que decidió arrojarlos por la ventana. Los agentes cayeron en un estercolero y gracias a eso sobrevivieron. Salieron de allí nauseabundos y de muy mal talante a causa de este desacuerdo con Praga y sabemos que la Guerra de los treinta años empezó al poco tiempo lo que necesitó la intervención de mercenarios croatas. Si bien eran estos Croatas tipos muy duros, no tardaron en afirmar su estilo luciendo un notable fular.

Algunos dicen que la palabra “corbata” es una derivación de la palabra “croata”. Lo que no se sabe es por qué los croatas fueron tan imitados. De todos modos, estos soldados croatas estuvieron estacionados en París durante el reinado de Luis XIV y el estilo de los Croatas impresionó mucho a sus homólogos franceses. Los franceses, guiados por su amor a la elegancia, adoptaron pronto el uso de la corbata.

La corbata entró en los círculos aristocráticos y burgueses de aquella época, considerada como una marca de elegancia y de elitismo culto, y, poco después, el resto de Europa se arrojó a los pies de la corbata. Por supuesto, hoy en día somos testigos del poder de la corbata en casi todas las culturas, con hasta 85 maneras de anudarla (como descrito en The 85 Ways to Tie a Tie de Thomas Fink y Yong Mao) y una gran selección de telas y colores.

UN SIGNO DE NUESTRO TIEMPO, LO ANTIGUO ES NUEVO

Después de ver unas cuantas generaciones orientarse hacia una exagerada relajación en casi todos los ámbitos de la vida, hemos sido testigos, recientemente, de un anhelo de los objetos hechos a mano. Hemos acabado por fatigarnos de las mercancías fabricadas a máquina y por ordenador. Muchas veces, preferimos las hierbas y los remedios naturales en vez de medicamentos producidos químicamente. Les damos más importancia a los mensajes manuscritos que a los emails. Y el gusto a vestir prendas meticulosamente hechas a medida nos ha hecho olvidar la necesidad de ir de compras al centro comercial.

Hoy en día, la celebrada corbata ha conocido un revival específico gracias a la casa Passaggio Cravatte, fundada en 2010 por Gianni Cerutti and Marta Passaggio. La tienda está ubicada en Robbio en Italia (cerca de Milán y del aeropuerto Malpensa) y se vale de la rara práctica que consiste en cortar toda la corbata en una sola pieza de tela, luego cosida a mano con mucho cuidado y meticulosamente plegada a mano, según el método de los siete pliegues de principios de siglo XX para producir una nueva pieza vintage. Incluso la tela se saca de un stock de telas vintage pintadas a mano con estampados que casi no se pueden conseguir hoy.

Passagio Cravatte método siete pliegues – Passaggiocravatte.com

¿El resultado? Algo totalmente espléndido. Mientras que un Sulka puede ser un descubrimiento sorprendente, Passagio proporciona ahora una manera de experimentar directamente la construcción original de la tradicional corbata sencillamente a causa de un sueño vuelto realidad gracias a dos italianos resueltos en volver al método probado y verdadero de producir piezas artesanales que pueden ser seleccionadas, cortadas y cosidas a demanda.

NO SE DEBE TENERLE MIEDO A LA CORBATA

En consecuencia, según necesita usted vestir para una ocasión o hacerlo por puro placer, debemos admitir que la corbata es una maravillosa oportunidad para el hombre de expresarse de modo que la gente se entere. La corbata puede brindarle al caballero la posibilidad de expresar poder o humildad, serio o humor, pertenencia a una categoría social o convencionalismo. Si los hombres consideraban a la corbata como una herramienta de expresión personal (y sabemos de sobra que a los hombres les gustan las herramientas), entonces quizá podamos darle un paso más a esta era del retorno al estilo.

Sonya Nicholson para Parisian Gentleman.