El ritual de
abrochar una
chaqueta – lo
que ya saben
los hombres

Sonya Glyn NICHOLSON

El ritual de abrochar una chaqueta – lo que ya saben los hombres

El ritual de abrochar y desabrochar trajes y chaquetas sport es muy sencillo : cada vez cuando un hombre o una mujer que lleva un traje o una chaqueta sport se sienta, desabrocha un botón. Y cada vez cuando se pone de pie, esta persona vuelve a abrochar el botón de la chaqueta.

Me encantan los rituales. Hay algo cómplice y precioso en el hecho de participar en la repetición intencionada de un modelo de comportamiento. El que forma parte de un ritual puede comunicar un montón de cosas a partir de una sencilla acción o serie de acciones. Podemos encender candelas, saludar al sol, tapar a un niño con una manta de cierta manera, hacer tintinear copas de vino pero sin cruzarlas mirándose a los ojos durante un brindis, o incluso arreglar nuestra ropa de una manera u otra cuando estamos sentados o de pie. El ritual parece encantador y quizás por eso nos gusta repetirlo.

Por lo que se refiere al hecho de desabrochar y abrochar la chaqueta, la razón práctica por la que desabrochamos la chaqueta es obvia ya que, si el botón se queda abrochado cuando estamos sentados, la tensión que se aplicada sobre el ojal y el botón puede, con el tiempo, producir una deformación de la pieza y alterar la solidez de la tela y de las puntadas.

La costumbre que consiste en abrochar sólo un botón de la chaqueta clásica podría ser menos práctica en su aplicación. Según dicen, el rey Edward VII, “Bertie”, hijo de Victoria (1841 – 1910, Rey 1901 – 1910) era tan gordo que no podía alcanzar el botón de abajo de su chaleco y Sus súbditos siguieron el modelo y, hoy por hoy, la mayor parte de los trajes y chaquetas sport o chalecos de caballeros no están diseñados para que se abroche el último botón. Otra posibilidad es que el hecho de no abrochar el último botón podría ser la consecuencia del diseño de las primeras chaquetas (muy largas). De modo que para hacer más cómodo el andar, no se solía abrochar el último botón.

Los hombres conocen este ritual de abrochamiento desde hace mucho tiempo, pero muchas mujeres parecen en cierto grado olvidadizas al respecto. Note usted cómo Don Draper de la serie Mad Men desempeña el ritual del abrochar/desabrochar sin ningún esfuerzo : MAD MEN.

Dicho ritual puede cambiar de una cultura a otra (por ejemplo en Japón y en China, los ejecutivos y los estudiantes uniformados deben abrochar todos los botones sin tomar en cuenta el estilo de la chaqueta).

Si bien hay muchas variaciones en los detalles de abrochar y desabrochar los botones, la actitud estándar consiste en desabrochar cuando se está sentado y abrochar cuando se está de pie. Abrochar es una práctica icónica que vale la pena ser practicada en estos casos.

Muchos hombres están a menudo orgullosos de decir que están en contacto con su parte femenina y las mujeres nos reímos de eso al mismo tiempo que lo apreciamos. Entonces, del mismo modo, participando en lo que han considerado tradicionalmente como cultura de los hombres, las mujeres pueden descubrir cierta atracción y un aura de poder adentrándose a su vez en el mundo de sus homólogos masculinos.

Sonya Nicholson