Richard Anderson lanza su primera línea de prêt-à-porter

Hugo JACOMET

Richard Anderson lanza su primera línea de prêt-à-porter

Gentlemen,

Tanto en el 13 Savile Row como en algunos corners o tiendas multimarcas de por el mundo, será en adelante posible adquirir prendas estampilladas “Richard Anderson, Savile Row” en… prêt-à-porter.

Somos, como lo saben ustedes, fervientes defensores de la cultura sastre y del Bespoke Tailoring tradicional. Por eso nos deja reflexivos el hecho de que un nombre importante del Row decida coser su sacrosanta etiqueta de modo muy visible (mientras que por lo general se cosen estas etiquetas dentro de los bolsillos, al abrigo de las miradas como suele hacerse en gran medida) en prendas fabricadas industrialmente del otro lado, no sólo del Channel, sino también a veces de los Alpes…

Pero como la vida suele depararnos buenas sorpresas, no perdemos de vista las innumerables iniciativas de este sector. Por ejemplo, nos había sorprendido gratamente la calidad muy razonable del PAP de Timothy Everest, fabricado por lo que a él se refiere en Portugal (país con una capacidad auténtica en la fabricación de prendas y de calzados) y que propone una excelente alternativa “calidad precio” sobre todo en periodos de rebajas…

La primera línea otoño invierno de prêt-à-porter, diseñadas y presentadas por el inquilino del 13, Savile Row, Richard Anderson, forma parte de las pocas buenas sorpresas con sus líneas elegantes, sus acabados muy razonables y sus precios muy correctamente elegidos – un poco debajo de 1000 euros para un traje – a cambio de una oferta que se sitúa muy por encima de la de las megamarcas del nicho de mercado : tela para reforzar, materias muy bellas, detalles de acabado de buena calidad. Estos trajes se fabrican en Italia.

Entonces, es verdad que el marketing de la tradición y del saber hacer tienen el viento en popa y las fotos publicadas por la casa Anderson se apoyan – con bastante legitimidad en este caso – en la iconografía propia de la sastrería con unas puestas en escena organizadas en torno a patrones tradicionales.

Cabe constatar que esta primera colección es bastante lograda… y que al fin y al cabo, el hecho de que tales casas vengan a buscar a su clientela en el campo de las megamarcas “excesivamente vendidas” y por definición, demasiado cotizadas, es sin lugar a dudas una buena nueva.

He aquí pues, la primera colección de Richard Anderson en versión prêt-à-porter.

A nosotros en PG, nos seduce bastante…

Cheers, HUGO