Las palabras de
la elegancia. La
elegancia de
las palabras.

Hugo JACOMET

Gentlemen,

Hace ya algún momento que estoy pensando en empezar una serie de artículos íntegramente dedicados a las palabras que usamos en nuestra tentativa desesperada (y sin duda vana) de describir y calificar la elegancia tal como la sentimos cuando la encontramos, por casualidad y sin pensarlo.

El objetivo de esta pequeña serie de artículos NO consiste en compilar un enésimo glosario de términos técnicos cuyo interés resultaría, al fin y al cabo, bastante limitado excepto quizás para los aprendices de sastres, cortadores, empleados de talleres de sastrería, fabricantes de hormas o zapateros.

Lo que nos proponemos concierne más el vagabundaje, el paseo por un campo semántico de gran riqueza que, eso espero, nos permitirá una vez más superar la simple descripción de objetos que queremos y dar a nuestro tema de predilección una nueva consistencia (más allá del peso de las telas como lo entenderán ustedes).

He tomado la decisión, por esta mañana (muy) tranquila de principios de agosto en París, lanzarme a esta nueva aventura que empiezo con cierto nerviosismo y por la que he seleccionado una serie de seis palabras que he usado tantas veces, lo que no deja de sorprenderme, y que en adelante, quisiera descifrar.

Se trata de las palabras : Sutil, Belleza, Tacto, Brilloso, Matiz y Chic.

Hoy mismo por la tarde, inauguraremos esta pequeña serie con una palabra tan a menudo asociada con Francia : la palabra “Chic”. Una palabra que nos viene en realidad de más allá del Rin y que es, al principio, mucho más berlinesa que parisina.

Wir sind Berliner !

Cheers, HUGO<