La Belleza del Gesto « world tour », tercera etapa : TOKIO

Hugo JACOMET

La Belleza del Gesto « world tour », tercera etapa : TOKIO

Gentlemen,

Nada más repuesto del desfase horario – que es peor al volver y bastante difícil de manejar – me complace publicar el reportaje fotográfico de la tercera etapa de “La Belleza del Gesto” que tuvo lugar en Tokio el viernes 1 de junio.

Pero, antes de hablar de esta noche la mar de maravillosa, debo expresar aquí mi sorpresa cuando vuelvo a pensar en el nacimiento casi accidental de este proyecto, en su desarrollo inverosímil, y sobre todo en el impacto emocional que esta película de 35 minutos ha producido en los públicos de París, de Londres y de Tokio.

El equipo de Parisian Gentleman se siente muy orgulloso de lo que es para nosotros una lección de postura. Al principio creíamos que formábamos parte de un underground (¿upperground?) estilístico reservado a unos cuantos puristas radicales aficionados a las vueltas rodadas, a los ojales milaneses, a los “tabs collars”, a los cantos redondos y a los empalmillados y, cada día, vamos enterándonos de que, además de ir ampliándose de modo exponencial nuestro lectorado, nuestro propósito alcanza un impacto que no podíamos prever…

La presentación pública de este mediometraje perfectamente acorde con la línea de PG viene a confirmar la pertinencia (aunque no debemos opinar sobre este tema) y el impacto que nuestras ideas, nuestras imágenes y nuestras convicciones tienen entre un público mucho más amplio de lo que imaginábamos primero, y en particular fuera de nuestras fronteras.

Si bien las proyecciones de “La Belleza del Gesto” tuvieron mucho éxito en París y Londres, la de Tokio permanecerá un momento aparte en nuestra memoria. En efecto, el pueblo japonés, muy discreto y matizado en los modales, cultiva la diferencia cultural, y, por supuesto, una educación indumentaria masculina excepcional.

Fue en el “Cinemart”, un bello cine de arte y ensayo escondido en una callejuela del ajetreado barrio de Roppongi Minato-Ku, donde tuvimos el placer y el honor (una palabra con mucho peso en el país del sol naciente) de presentar, con los equipos de la casa Corthay, nuestra película que, una vez más, llamó mucho la atención del público. Al principio temíamos que la adaptación al idioma japonés y el hecho de ponerle subtítulos le hiciera perder su impacto emocional original a la película – muy ligado al discurso muy inspirado de nuestro (inter) nacional amigo Pierre Corthay – pero muy pronto nos dimos cuenta de que los numerosos espectadores se sentían muy emocionados al verla y que, además, su contenido parecía estar acorde con el alma japonés, espectacular melting pot entre el modernismo desenfrenado y las tradiciones ancestrales, mezcla de posturas excesivas y de elegante discreción, de inocencia casi juvenil y de extrema sofisticación…

Una noche magnífica, organizada con maestría por los equipos japoneses de la casa Corthay (muchas gracias en particular a Eileen Chang). Tenemos el placer (y el honor) de compartir con ustedes algunas “impresiones” fotográficas.

Gracias a todos nuestros amigos japoneses por su acogida la mar de admirable y seguimos esta aventura que debería, según toda probabilidad, orientar nuestros pasos (y nuestros modelos Vendôme perfectamente embetunados) hacia el Medio Oriente y luego otra vez hacia el Extremo Oriente en otoño. Por la belleza del gesto.

さようなら、私の日本の友人たち。 あなたは手ごわいです!

Cheer, HUGO