Anderson & Sheppard :
la leyenda
sigue viva...

Hugo JACOMET

Anderson & Sheppard : la leyenda sigue viva…

Gentlemen,

Como prometido, he aquí la segunda parte de nuestra serie dedicada a las casas de Bespoke de Londres, inaugurada ayer con la casa Sweeney.

Para nuestra segunda etapa, cambio radical de ambientación y de decorado ya que nos adentramos en una de las instituciones del Row : la casa Anderson & Sheppard donde nos recibe con una elegancia y una atención muy británicas la encantadora y dinámica dueña del lugar, Anda Rowland.

Anderson & Sheppard, hay que confesarlo, es un nombre que nada ha perdido de su resonancia y de su hondura a lo largo de los años para los aficionados al Bespoke del mundo entero y que, para mí, sigue constituyendo un verdadero templo de la elegancia masculina inmaculada y discreta.

Después de haber husmeado un rato el encanto innegable de este lugar y haber tenido el placer de hojear uno de los primeros ejemplares de « A Style is Born » que Anda Rowland acababa de recibir, la conversación se encaminó de inmediato hacia el problema del momento que agita la pequeña comunidad del Row : la invasión progresiva del Golden Mile por el « monstruo » Abercrombie & Fitch. Y en este terreno, mejor no se puede decir, las noticas no son buenas.

Fíjense ustedes en eso : hace dos años, la mega marca de sportswear estadounidense ya había adquirido el fabuloso edificio que se sitúa en la bocacalle del Row (ex banco de los sastres) para instalar su nave almirante en cuyo lobby un body builder medio desnudo (sí, se lo juro) les propone a las chicas muy excitadas sacar fotos en un ambiente visual y sonoro que representa exactamente lo que execramos.

Pero la última noticia que acababa de darse a conocer aquella mañana y que me fue confirmada por Anda Rowland es aún más inquietante : Abercombie & Fitch, además de colonizar la bocacalle del Row, acaba de adquirir el edificio del 3, Savile Row para abrir allí una tienda Abercrombie & Fitch Kids… Eso significa que claramente que la egregia casa Gieves & Hawkes acabará por estar « cercada » (y mido mis palabras) por dos tiendas A&F… lo que abre, a partir de ahora, el portón de la colonización de Savile Row por los confeccionistas de masa  con su marketing llamativo de una vulgaridad desoladora.

¿ Significa eso que doblan las campanas por el Row ? No es tan cierto… porque bajo el impulso de la « Savile Row Bespoke Association », de la que Anderson & Sheppard y Huntsman son miembros fundadores, los sastres del Row se organizan cada vez más para defender su barrio y, sobre todo, promover de manera concertada su herencia, su saber hacer y de modo global, su oficio. Entonces es verdad que la batalla que se anuncia va a ser ruda y algo desequilibrada en términos de potencia de fuego. A pesar de eso, ya tuve la oportunidad de escribirlo en las columnas de Parisian Gentleman, todavía no está perdida porque David siempre tuvo más estilo, clase y, sobre todo, perseverancia que Goliat…

Entonces vino para mí la hora de adentrarme en el corazón de esta casa mítica y tener el honor de saludar a uno de los más famosos « head cutters » del mundo : John Hitchcock. Mientras estaba preparando esta visita, me habían avisado de que el Señor Hitchcock no era un caballero muy abierto y que no era proclive a tomar de su tiempo – precioso – para charlar con los numerosos visitantes de esta casa que sigue siendo para muchos un lugar mítico.

Ahora bien, después de haber estado observando al Señor Hitchcock con discreción mientras trabajaba con sus aprendices en un ambiente muy silencioso y aplicado, he tenido la sorpresa de descubrir a un hombre muy afable, la mar de simpático y sobre todo más « habitado » que nunca por su oficio… él mismo me enseñó alguna que otra pieza en curso de fabricación, dejó que tocara un par de patrones con el nombre de Winston Churchill e incluso insistió para que probara yo una pieza de sastrería muy rara : una capa negra (de cachemir 18 oz Loro Piana) que me transportó instantáneamente al Londres del siglo XIX, por una noche de ópera… un auténtico momento  de felicidad – y de buen humor – fuera del tiempo, de los que sólo la capital inglesa sabe ofrecer…

El estilo Anderson & Sheppard es, en cuanto a él se refiere, todavía tan típico y fiel a los principios fundamentales de la casa : un trabajo de hombro muy « soft » con poco padding, un pecho bastante importante y por supuesto, el famoso corte llamado « drape cut » que se observa en muchos trajes de la casa. Para los no aficionados, en resumen, este corte consiste en un leve excedente de tejido que se deja a propósito al nivel de los hombros de las chaquetas. El resultado de este tipo de corte es la aparición de pliegos verticales (« drapes » en inglés) bastante marcados delante y detrás de la chaqueta, destinados a dar la ilusión visual de hombros más anchos (y por consiguiente de una cintura más fina) y dar más comodidad en los movimientos. No es el corte que más goza de mi favor (ya que, por mi parte, soy adepto de un pecho más pequeño como lo habrán notado en la foto en la que estoy con el Señor Hitchcock), pero el resultado es de una elegancia discreta irrefutable. Por lo demás – calidad de los acabados, montaje, ojales – no cabe duda de que aquí, estamos entre los mejores.

A continuación, tuve el privilegio de una visita guiada de los talleres y me sorprendió otra vez el gran número de jóvenes que tuve la ocasión de observar mientras trabajaban.

La explicación de este evidente rejuvenecimiento de las plantillas me la dio Anda Rowland. Demuestra que las grandes casas de Savile Row sí están trabajando sin descanso para asegurar la transmisión y la perennidad de este saber hacer precioso.

Bajo el impulso de la Savile Row Bespoke Association, un partenariado muy fructífero se ha establecido, en efecto, con el Newham College en el este de Londres e incluso un curso de « Bespoke tailoring » ha sido lanzado en 2007. En sus estudios, los aspirantes a aprendiz pasan un día por semana durante seis semanas en las casas más grandes (Henry Poole, Dege and Skinner, Huntsman, Gieves and Hawkes et Anderson & Sheppard) para validar su motivación a emprender el camino – largo y difícil – del aprendizaje del arte de la sastrería. Este curso no les convierte desde luego en sastres sino que les prepara a integrar las grandes casas del Row durante un periodo de 4 o 5 años de aprendizaje. Hoy por hoy, unos 200 estudiantes han cursado sastrería y la casa dirigida por Anda Rowland ya ha contratado a 3 estudiantes procedentes de este colegio universitario. Una bella iniciativa de la que quizás deberíamos inspirarnos en Francia, en vez de formar sastres en escuelas. Pero esto es otro debate…

 © Andy Barnham for Parisian Gentleman (except 2,3,4,13,14)

Anderson & Sheppard sigue siendo pues una de las casas de referencia mundial del BespokeTailoring y produce 1500 trajes en gran medida al año, lo que hace de ella la mayor casa de Savile Row y una de las más importantes en el mundo.

En el 32 Old Burlington Street en cambio, uno no encontrará prêt-à-porter ni tampoco MTM. Se trata de una casa de puro Bespoke en la que les costará £3900 para un traje de dos piezas.

Una verdadera institución que cualquier aficionado al Bespoke debería visitar algún día.

Respeto,

Cheers, HUGO.